Frijoles de Manuel 2El frijol, uno de los renglones más necesarios en la alimentación del cubano marcha a buen paso en el territorio de Mantua.  En la finca “La Trocha”, Manuel Valdés Cala atiende 6 hectáreas de frijoles, de ellas una parte es potenciada por el estado para contribuir a la sustitución de importaciones.

“Hay que potenciar los frijoles, todos los frijoles- dice Manuel- porque si el país coge 100 000 quintales, o más, es dinero que se ahorra”.

Frijoles de Manuel 3Las atenciones culturales en su finca se realizan al estilo tradicional porque la cooperativa no tiene maquinarias, pero Manuel es de esa generación inquebrantable que sale adelante con trabajo y alternativas.

“En mi finca no hay frijoles malos- afirma- aquí están buenos los potenciados y los no potenciados: es cuestión de vergüenza”.

El clima ha sido benévolo para el frijol. Frío moderado  y aguaceros esporádicos contribuyen a la salud de una cosecha que traerá resultados positivos para la economía estatal y el bolsillo de los productores.

“Toda mi producción se vende al estado- dice Manuel- La pagan bien y es lo correcto”

Frijoles de Manuel 4El territorio tiene plantadas 1360   hectáreas de frijol. De la producción total 160 toneladas irán al Comercio interior, y el resto se destinará al consumo de la población. La variedad más empleada es el  cup 156 de mayor rendimiento en Mantua con una tonelada por hectárea. Las fincas de Montezuelo, Pino Gordo  y la Vigía, figuran  entre los polos más destacados en este empeño.